Una semana en Cantabria – Verano 2020

Ay, qué lejos queda ya el verano… Ya metidos a tope en la rutina de trabajo, cole y actividades (¡y dando gracias!), parece que las vacaciones fueron hace mil años.

Nuestro plan original para las vacaciones de 2020 incluía una ruta de una semana por las Highlands de Escocia, un viaje que teníamos muchas ganas de hacer y que tenía muy buena pinta.

Junto a nuestros compañeros de viaje habituales, los P. y los H., compramos los billetes de avión y reservamos coche de alquiler y alojamiento allá por el mes de febrero, cuando aún vivíamos con normalidad. Y entonces llegó el coronavirus para cambiar nuestros planes. Estuvimos dudando bastante tiempo si mantener el viaje a Escocia o no, pero el gobierno escocés nos evitó tener que decidir al imponer una cuarentena obligatoria de catorce días para los viajeros que llegaran de España.

Anulado el viaje a Escocia, no teníamos muy claro qué hacer en verano. Nos decantamos por pasar una semana en Cantabria, a finales de agosto, aunque hasta un par de días antes tampoco tuvimos demasiado claro si podríamos ir o no, tal y como estaba todo con los rebrotes.

Al final, hemos ido tres familias, nosotros, los P. y los L. (los H. no se apuntaron y los hemos echado mucho de menos). 11 personas: 6 adultos y 3 adolescentes y 2 niños (9 y 8 años), y un perro. Nos hemos alojado en La Casa de las Brujas, cerca de Reinosa. Este alojamiento se puede reservar como hotel, por habitaciones, o como casa rural, todo completo. Hablamos con el propietario y optamos por reservarlo entero para nosotros y creo que fue un acierto, porque teníamos la intimidad de un hotel, con habitación y baño privado para cada uno, y luego las zonas comunes enteras para nosotros. La casa tenía también piscina, pero casi no la hemos probado porque hacía fresquete.

Como las noticias sobre rebrotes no paraban de empeorar y hasta pocos días antes no estábamos seguros de poder ir, la verdad es que mis expectativas para este viaje eran muy bajas y apenas preparé nada. Y, como suele pasar, todo ha ido mucho mejor de lo esperado, lo hemos pasado muy bien y hemos hecho bastantes cosas.

Hemos ido en nuestro coche. A la ida, paramos a en Segovia, donde hicimos noche. Dimos una vuelta por el centro y poco más.

El precioso y brillante arcoíris que vimos en Segovia

Al día siguiente, subimos hasta Santander, comimos allí y luego ya fuimos a nuestro alojamiento. Lo de ir hasta Santander fue capricho mío, quería ver la ciudad, y reconozco que se me hizo muy pesado el tramo extra desde Reinosa hasta Santander. Comimos en Bodegas Mazón muy bien. Me dijeron: “pide mejillones en salsa, rabas y croquetas, y de beber, vermú”. Eso hicimos.

La vuelta a casa la hicimos del tirón, desde Reinosa hasta Málaga. Tardamos unas 9 horas. Se me hizo más pesada la ida que la vuelta.

Visitas y actividades

Lo que más nos ha gustado ha sido:

  • Rafting en el Ebro: lo contratamos con la empresa h2ur y todo genial. Fue muy divertido y asequible para todos, los niños pequeños lo hicieron sin problemas. Íbamos en barcazas de seis personas, con un monitor, y recorrimos unos ocho kilómetros del río. En algunos tramos había rápidos y en otros, nos podíamos bañar. Bueno, lanzarnos al río y dejarnos arrastrar por la corriente, mejor dicho. A mí me gustó mucho. Total, llevaba desde los 15 años con ganas de hacer rafting.

Si no recuerdo mal, nos costó 33 euros por persona. Estuvimos barajando la opción de hacer una gymkhana de aguas bravas, pero desde la empresa nos dijeron que en ese momento no lo estaban haciendo porque el río llevaba demasiado caudal y no era fácil. Que lo que estaban organizando era rafting, que las condiciones eran perfectas y que el agua estaba a muy buena temperatura.

Sobre esto último, es verdad que el agua no estaba fría. De todos modos, nos dieron trajes de neopreno.

  • Rutas a caballo: muy cerca de donde estaba nuestra casa, en un pueblecito llamado Abiada, dimos con una empresa que organizaba rutas a caballo. Se lo propusimos a los niños y casi todos se apuntaron. Aquí tengo que decir que el Ninja-científico me sorprendió mucho al decidir apuntarse, sin haber montado nunca antes a caballo. Yo no me atreví, los animales no son lo mío.

Hicieron una ruta de una hora y salieron todos tan contentos que un par de días después repitieron. Muy bien. Nos costó 20 euros la hora.

El Ninja-científico dice que, junto a intentar coger renacuajos, eso es lo que más le ha gustado del viaje y de todo el verano.

  • Cueva El Soplao: la cueva es muy chula y la visita está muy bien organizada. Entras en un trenecito y luego ya la recorres andando, con una guía que hace un recorrido bastante ameno. Yo no sabía nada de esta cueva y me sorprendió muchísimo. Las formaciones que tiene son muy originales. Me pareció bastante diferente, por ejemplo, a las Cuevas de Nerja.

Compramos las entradas un par de días antes a través de la web.

En la web aparece también la posibilidad de hacer lo que llaman la visita minera, que incluye una vía ferrata. Pensamos que estaría muy bien para los adolescentes, pero al ir a sacar las entradas ponía que era solo para mayores de 16 años, con lo que sólo podría hacerlo uno de ellos. Luego en la visita a la cueva, comentaron que la visita minera era para mayores de 12 años, así que si os interesa, creo que lo mejor es llamar y preguntar.

Como dato curioso, nos contaron que “soplao” se refiere al punto en el que una galería de una mina se cruza con una gruta de una cueva natural, lo que hace que se forme una fuerte corriente de aire.

Por cierto que tras la cueva, de camino a casa, queríamos pasar por el pueblo de Carmona, que habíamos leído que era muy bonito. Para llegar allí, yo no sé lo que hizo Google Maps, pero nos metió por una carretera que une El Soplao con el pueblecito de Celis, que está relativamente cerca, y que era la carretera más estrecha y empinada que he visto en mi vida. ¡Qué susto pasé!

  • Nacimiento del Ebro: estaba muy cerca de nuestra casa, en Fontibre. La surgencia del río está a un paseo muy cortito desde el aparcamiento en el que dejas el coche. Es un sitio bonito y curioso, a mí me gustó, y creo que para los niños pequeños es interesante poder decir “¡Eh!, que yo he visto dónde nace el Ebro”.
Justo ahí surge el río Ebro.
  • Poblado Cántabro de Argüeso: es la reconstrucción de un poblado cántabro mediante arqueología experimental, es decir, usando las mismas técnicas que se cree que se usaban en esa época. Es una visita muy interesante. Llegamos cuando justo acababa de abrir e hicimos gran parte de la visita solos con el guía, así que muy tranquilos y bien. Luego puedes quedarte un rato por allí viendo y tocando las armas y todo lo que han reconstruido.
Una de las cabañas del poblado.
  • Mirador de la Fuente del Chivo: en Alto de Campoo.
  • También visitamos Santillana del Mar, Comillas, Reinosa y Carmona. Y si el año pasado en Finlandia vimos muchos renos en la carretera, este año hemos visto muchas vacas y bastantes caballos.
  • Y además, hemos paseado por los alrededores de la casa, hemos cogido moras y visto renacuajos, hemos vagueado bastante y comido muchísimo y muy bien.

Nos ha quedado pendiente ir a Potes y al teleférico de Fuente Dé, pero cuando fuimos a sacar las entradas, ya solo quedaban para un día que había bastante previsión de lluvia. ¡Ah! Tampoco pudimos entrar a las ruinas romanas de Julióbriga porque no sacamos las entradas con tiempo suficiente.

Restaurantes

Si vamos con los P., sabemos seguro que vamos a comer bien. Y si encima vamos al norte, esto va a ser un festín. De los sitios en los que hemos estado, nos han gustado especialmente La Cotera, en Abiada (ahí nos comimos los chuletones de vaca más ricos) y Mesón el Castillo, en Argüeso (muy buenos los callos).

Nuestra dieta estos días ha consistido básicamente en cocido montañés, callos, morcilla, chuletón de ternera, arroz con leche y tarta de queso. Y alguna ensalada, por disimular.

Y nada, a ver cuándo podemos hacer la próxima escapada.

Un comentario sobre “Una semana en Cantabria – Verano 2020

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s